23 de enero de 2010

Reinventando la Educación: la Robótica educativa y Cloud Robotics

Creo que la clave de la superación de nuestra mediocridad colectiva e individual está en la educación. Esta debe adaptarse a las capacidades del alumno, y no el alumno a las capacidades medias de la media, sea en primaria, en secundaria, en estudios universitarios de ingeniería, o en la empresa.
Tenemos un modelo educativo uniformador del S XIX que apenas ha evolucionado desde entonces, y las nuevas tecnologías en progresión exponencial, las nuevas tecnologías inalámbricas de movilidad (Smartphones) y Cloud Computing y el nuevo paradigma que inevitablemente conlleva, CLOUD ROBOTICS, la capa de applicación para robots y máquinas en Internet de acceso escalable y concurrente (Server Side Brain) para robots baratos, populares y super-inteligentes, pueden aportar soluciones a este problema adaptativo del alumno con su entorno y aptitudes, que se resumen en aprender haciendo (Learn by Doing), y en aprender jugando.


Educación es lo que queda después de olvidar lo que hemos aprendido en la escuela, y en mi opinión esto demuestra que la memoria y el CI no son factores importantes para evaluar las capacidades relevantes de una persona, y que en cualquier caso el sistema educativo debería centrarse en potenciar e inspirar de forma amena estas capacidades o aptitudes distintas en cada persona, que no son ni peores ni mejores, sinó distintas....

Lo ilustraré con el ejemplo de la robótica educativa, que es multidisplinar. En un contexto de grave crisis de vocaciones tecnológicas entre los mas jóvenes que hipoteca el futuro de nuestro país (ya nadie quiere ser ingeniero), resulta que jugando en equipo a diseñar, construir, programar, probar, mejorar, jugar y competir con robots educativos se aprende jugando para toda la vida aspectos clave como:

  •  Especialización (la robótica es multidisciplinar por naturaleza, y cada alumno puede especializarse en diseño, mecánica, programación, electrónica, mejoras, coordinar el equipo, etc)
  • Trabajo en equipo para resolver problemas y probar sus resultados, y aprender de la experiencia obtenida.
  • Planificación y diseño
  • Matemáticas (trigonometría, ecuaciones, fracciones etc)
  • Física (rozamientos, energía, velocidad, aceleración, etc.)
  • Conceptos de programación e informática
  • Utilización de distintos sensores y comprensión de sus magnitudes (sonido, luz, acelerómetros, gyros, inclinómetros, brújula, temperatura, tacto, etc)
  • Procesos de reingeniería para resolver problemas mediante el motivador método de prueba – error – mejora.
  • Mejora del lenguaje oral y escrito mediante la recreación de historias que traspasan del mundo virtual.
  • Competiciones entre robots de distintos equipos (futbol, laberintos, baile, misiones, etc.
  • Y hasta la recreación con robots de la recolección del trigo del antiguo egipto!!!

La robótica educativa no se trata exclusivamente de que el docente enseñe robótica, sino de que utilice este recurso tecnológico en su asignatura como factor de motivación para, a partir del interés, llevar al alumno a la construcción de su propio conocimiento, y como indican diversos estudios al desarrollo de competencias como: la autonomía, la iniciativa, la responsabilidad, la creatividad, el trabajo en equipo, la autoestima y seguridad en uno mismo y el interés por la investigación.


Hay que reinventar el modelo educativo innovando y utilizando las nuevas tecnologías en crecimiento exponencial que están cambiando nuestra sociedad de forma acelerada, desuniformizar, dejar de inyectar la misma y obsoleta información en cerebros cómo en una cadena de montaje de la revolución industrial, para enseñar a aprender y a pensar y a desaprender (cada niño tiene unas aptitudes genéticas y culturales distintas que hay que potenciar con metodologías orientadas a retos y proyectos para potenciar estas aptitudes únicas con sistemas tecnológicos multidisciplinares) o no saldremos de la mediocridad que nos atenaza y el fracaso escolar seguirá aumentando alarmántemente, malgastando los escasos recursos públicos, ante el desánimo y desmotivación de niños, profesorado y padres.